La capa de ozono se recuperó en los polos, pero experimentó un retroceso en su parte inferior en las latitudes más pobladas por causas que todavía se desconocen, según un estudio publicado hoy en la revista científica Athmospheric Chemistry and Physics. Un equipo internacional liderado por la Universidad Politécnica ETH de Zúrich y el Observatorio físico-meteorológico de Davos descubrió que, a pesar de la prohibición de los gases clorofluorocarbonos (CFCs) en 1989, la concentración de ozono en la parte inferior de la estratosfera siguió disminuyendo. Los científicos utilizaron medidas tomadas por satélites en las últimas tres décadas junto con métodos estadísticos avanzados y datos procedentes de centros en el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Finlandia, así como información cedida por la NASA.

El abstracto de la publicación nos recuerda que  El ozono se forma en la atmósfera de la Tierra a partir de la fotodisociación del oxígeno molecular, principalmente en la estratosfera tropical. Luego es transportado a las zonas extratropicales por la circulación Brewer-Dobson (BDC), formando una capa protectora de ozono alrededor del mundo. Las emisiones humanas de sustancias destructoras de la capa de ozono (HODS) condujeron a una disminución del ozono estratosférico hasta que fueron prohibidas por el Protocolo de Montreal y, desde 1998 el ozono en la estratosfera superior ha estado aumentando nuevamente, probablemente por la recuperación de las pérdidas inducidas por halógenos. Las mediciones totales de columna de ozono entre la superficie de la Tierra y la parte superior de la atmósfera indican que la capa de ozono ha dejado de disminuir en todo el mundo, pero no se ha observado un aumento claro en latitudes entre 60°S y 60°N, es decir, fuera de las regiones polares (60 -90°). El ozono estratosférico superior se está recuperando, pero continúa la tendencia a la baja en la baja estratosfera, lo que da como resultado una tendencia descendente en el ozono de la columna estratosférica entre 60°S y 60°N. Las razones para la continua reducción del ozono estratosférico inferior no son claras; los modelos no reproducen estas tendencias, y por lo tanto se necesita establecer las causas urgentemente. Por otro lado, plantean que las sustancias de vida muy corta (VSLSs, en sus siglas en inglés) que contienen cloro y bromo están aumentando y podrían alcanzar, cada vez más, la parte inferior de la estratosfera, produciendo por ejemplo tormentas eléctricas de mayor intensidad. Según los autores del estudio, estas sustancias pueden ser tanto de origen natural como industrial y algunas de ellas se utilizan para sustituir los gases CFC. “Las sustancias de vida muy corta podrían ser un factor infravalorado hasta ahora”, sostuvo Ball, aunque todavía debe confirmarse esta teoría.

Otros artículos importantes: