La tecnología está estrechamente ligada a cada uno de nosotros mucho más de lo que se cree. El avance de la misma, cumple un factor verdaderamente importante: satisfacer nuestras necesidades. Para las generaciones anteriores era inimaginable que un televisor pudiera conectarse a una red de internet, controlar la iluminación o la calefacción por control remoto, o que, por medio de cámaras instaladas en la casa se pudiera ver lo que pasaba en tiempo real en sus hogares. Todo ha sido posible gracias a ella y a su uso adecuado. Es así como la tecnología engloba un conjunto de técnicas, conocimientos y procedimientos que buscan mejorar la calidad de vida de las personas, y por lo tanto nuestro bienestar. El fin primordial de la misma es la optimización del estilo de vida, promoviendo realidades más sustentables, saludables y agradables. En éste sentido, el avance de la tecnología ha hecho posible que nuestras viviendas hoy en día cuenten con sistemas automatizados capaces de controlar todas las partes de un hogar, desde la iluminación y limpieza, hasta las cerraduras y la calefacción, haciendo cada vez más seguros nuestros espacios. Este último aspecto, es muy importante ya que al mantener el control de la temperatura interna de nuestro hogar, podemos prevenir muchas enfermedades y garantizar un estilo de vida más saludable y confortable para nosotros y nuestra familia. Existen distintas opciones que varían mucho en detalles como funciones o forma de operarse, a fin de poder controlar de forma fácil y sencilla la temperatura de nuestro hogar, creando un ambiente cálido y confortable, teniendo la fabulosa ventaja de que además puedes controlar los termostatos con wifi.

 

Estos son dispositivos que han sido diseñados para mantener bajo control la temperatura del ambiente en nuestros hogares y así hacer de cualquier habitación un espacio mucho más acogedor. Anteriormente, estas herramientas no eran tan comunes y solo se encontraban en muy pocos lugares, pero la tecnología ha diseñado nuevos dispositivos mucho más compactos, fáciles de instalar y económicos.

Otras de las opciones para “calentar nuestro hogar” y convertirlo en un lugar verdaderamente confortable, son las chimeneas eléctricas tomando en cuenta el espacio reducido que disponen la mayoría de las viviendas y el estilo de vida que llevamos; por eso se ha vuelto necesario optar por cosas prácticas y sencillas para el hogar y ya las chimeneas tradicionales no son las protagonistas. A su vez, una chimenea eléctrica es un recurso muy decorativo, limpio y seguro. Las chimeneas eléctricas, son fáciles de instalar, enchufar y no requiere de grandes modificaciones en la estructura de nuestra vivienda. Al contrario de una chimenea convencional que necesita tiempo para elevar la temperatura, las chimeneas eléctricas transmiten calor por convección, calientan el aire de alrededor y esto aumenta la temperatura más rápido.

Además tienen una ventaja desde el punto de vista ambiental, no necesitan del uso de algún combustible para funcionar, por lo que no provocan residuos contaminantes. Recordemos además que a través de las chimeneas tradicionales, respirar el humo de la combustión de leña es un riesgo para la salud, en especial para los niños, los ancianos, y las personas que padecen asma, enfermedades cardíacas, de los ojos u otras enfermedades respiratorias.

Otros artículos importantes: