22 de abril de 2024

Meteorología por Luis Vargas

Clima y tiempo al alcance de todos

El fenómeno La Niña 2022-23 ha finalizado

El fenómeno La Niña ha finalizado, tal y como lo habían previsto los modelos de predicción y el consenso de los pronosticadores del Centro de Predicciones Climáticas de la NOAA y del Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad. Hoy oficialmente se ha emitido la «Advertencia final de La Niña» por lo cual entramos ahora en una etapa donde se reflejan condiciones de ENOS-neutral (sin El Niño ni La Niña) y se prevé que continúe durante la primavera y temprano en el verano 2023 del hemisferio norte. Sin embargo es bueno aclarar, que sus efectos aún pudieran verse reflejados en el comportamiento meteorológico, ya que los mismos irán retirándose progresivamente.

Los pronósticos del IRI (mostrados previamente) sugieren la continuación del ENOS-neutral hasta la primavera, con probabilidades de El Niño formándose durante el verano 2023 y persistiendo hasta el otoño. Pero, el Centro de Predicciones Climáticas de la NOAA, señala que a diferencia de los modelos, el consenso de los pronosticadores favorece el ENOS-neutral hasta el verano 2023, con probabilidades elevadas de que luego se desarrolle El Niño.

Esta diferencia se debe a que los pronósticos del ENOS hechos en primavera son menos precisos, y también la atmósfera del Pacífico sigue bastante consistente con el estado más frío tipo La Niña, señala el CPC/IRI en su informe.

En conclusión, debemos continuar atentos al posible desarrollo de El Niño durante el segundo semestre de este año 2023. Recordemos que en el caso de Venezuela, El Niño produce un déficit de precipitaciones, es decir, llueve menos de lo normal dependiendo de la climatología de cada región.

Resumen técnico del CPC/IRI

El mes pasado, las temperaturas por debajo del promedio de la superficie del mar continuaron debilitándose progresivamente y actualmente solo persisten sobre el Océano Pacífico central. Señala el CPC en su más reciente informe que «el valor del índice semanal del Niño-3.4 fue de -0.2°C (umbral ENOS-neutral). En contraste con el Pacífico central, las temperaturas superficiales del mar en partes del este del Océano Pacífico estuvieron significativamente por encima del promedio, con el valor más reciente del índice Niño-1+2 en +1.1°C».

También en febrero, el área promediada de temperaturas de subsuperficie se tornó levemente por encima del promedio, según se explica en dicho informe, con anomalías de temperatura positivas surgiendo en el Pacífico, aunque permaneciendo a profundidad en su mayoría.

¿Cómo respondió la atmósfera?

«Las anomalías en las circulaciones atmosféricas a través del Pacífico tropical están rezagadas a los cambios en el océano», indica el CPC. Las anomalías en los vientos del este en los niveles bajos continúan sobre el Océano Pacífico central. Las anomalías en los vientos del oeste en los niveles altos fueron evidentes sobre la mayoría del Pacífico. La convección persistió suprimida sobre el centro del Pacífico tropical, mientras que la convección aumentada fue observada sobre Indonesia.

El sistema acoplado océano-atmósfera fue consistente con ENSO-neutral.