Vientos persistentes han traído hasta el Caribe, incluyendo el norte de Venezuela, un material mineral conformado por el polvo del desierto de Sahara, después de atravesar miles de kilómetros sobre el Atlántico tropical. Meteorológicamente hablando, este aire turbio, polvoriento y seco es conocido como Capa de Aire Sahariano (Saharan Air Layer, SAL). Se forma desde fines de la primavera del Hemisferio Norte hasta principios del otoño, lo que quiere decir que nos encontramos en plena época. Toman entre 3 y 5 días en cruzar el Atlántico tropical, según la intensidad de los vientos en capas bajas y viajan más de 8.000 a 10.000 kilómetros para asentarse sobre aguas, tierras caribeñas, e inclusive, llegar a la Amazonía y Norteamérica.

Esta capa puede extenderse verticalmente entre los 1.500 a 6.000 metros (5.000 a 20.000 pies) de altura en la tropósfera y está relacionada con cantidades grandes de aire muy seco y cargado de polvo (~50% menos humedad que un sondeo tropical húmedo típico) y vientos fuertes (25-55 mph ó 10-25 m/s). Estos vientos fuertes, o chorros, usualmente se encuentran entre 6.500-14.500 pies (2000-4500 m) de altura en las zonas central y occidental del Océano Atlántico Norte y a una profundidad de 1-2 millas (1.6-3.2km). Los efectos de éste polvo del desierto de Sahara son diversos, desde la reducción significativa de la visibilidad, hasta la afectación en la formación de las nubes de gran desarrollo vertical y por ende de las lluvias en algunas zonas. Además de fertilizar zonas marítimas y terrestres, pudiendo generar floraciones de fitoplancton y algas en zonas acuosas. Parte de las ricas zonas selváticas americanas se ven influenciadas por estos fertilizantes naturales venidos de lejos. Ahora bien, como ya sabemos estamos en la época en que veremos con mayor intensidad y frecuencia a ésta Capa de Aire Sahariano. Esta primera pluma de concentraciones muy intensas que nos ha llegado, y que no se veía desde hace muchos años hasta el Caribe, estará circulando casi toda la semana por nuestra zona. En Venezuela, las áreas mayormente afectadas, serían las de la franja norte costera, pero el resto del país, no está exento de también apreciar sus efectos en menores concentraciones.

En el modelo de predicción para la concentración del polvo del Sahara, observamos el del día martes 23 de junio, domingo 28 de junio e incluso, el de principio de la siguiente semana; todos prevén la presencia del material particulado en nuestra zona, por lo cual, hay que mantener el monitoreo durante los venideros días. Su posible disminución sería más notoria durante los primeros días del mes de julio. Pero recuerden que es un fenómeno que puede repetir durante ésta temporada (fines de la primavera del Hemisferio Norte hasta principios del otoño).

Otros artículos importantes: