Los científicos han resuelto un controvertido misterio pero clave sobre el cambio climático, reforzando los modelos climáticos y confirmando que la Tierra está más caliente de lo que ha estado en al menos 12.000 años, y quizás incluso en los últimos 128.000 años, según los datos anuales de temperatura global más recientes. Este misterio se conoce como el «acertijo de la temperatura del Holoceno» y describe un debate que ha continuado sobre cómo han cambiado las temperaturas durante el Holoceno, una época que describe los últimos 11.700 años de la historia de nuestro planeta. Si bien algunas reconstrucciones proxy anteriores sugieren que las temperaturas promedio del Holoceno alcanzaron su punto máximo entre hace 6.000 y 10.000 años y el planeta se enfrió después de esto, los modelos climáticos sugieren que las temperaturas globales han aumentado en los últimos 12.000 años, con la ayuda de factores como el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y el cambio climático. Este «acertijo» ha «arrojado dudas entre los escépticos sobre la eficacia de los modelos climáticos actuales para predecir con precisión nuestro futuro», dijo a Space.com en un correo electrónico la autora principal, Samantha Bova, investigadora asociada postdoctoral en la Universidad de Rutgers. Sin embargo, la nueva investigación pone fin a esta incertidumbre y demuestra que las proyecciones climáticas actuales son acertadas. El estudio «elimina cualquier duda sobre el papel clave del dióxido de carbono en el calentamiento global y confirma las simulaciones de modelos climáticos que muestran un calentamiento global de la temperatura media anual, en lugar de un enfriamiento, durante el período del Holoceno«, dijo Bova. Para hacer esto, el equipo desarrolló un nuevo método que les permitió «usar temperaturas estacionales para obtener promedios anuales. Usando nuestro nuevo método, demostramos que las temperaturas medias anuales del Holoceno han aumentado constantemente», agregó Bova. Los científicos analizaron datos de temperatura de la superficie del mar publicados anteriormente, que utilizaron información sobre los fósiles de foraminíferos, organismos unicelulares que viven en la superficie del océano, y otros biomarcadores de las algas marinas. Esto les permitió reconstruir temperaturas a lo largo de la historia. Con estos datos, «mostramos que el aumento postindustrial de la temperatura global se elevó desde la temperatura media anual más cálida registrada en los últimos 12.000 años», dijo Bova, y agregó que esto es contrario a investigaciones recientes. 

«Por lo tanto, las temperaturas globales de la Tierra han alcanzado un territorio inexplorado que no se ha observado durante al menos los últimos 12.000 y quizás los últimos 128.000 años». «Dado que 2020 está empatado como el año más cálido registrado según la nueva publicación de datos de la NASA/NOAA, nuestros resultados demuestran que las temperaturas anuales promedio en 2020 fueron las más cálidas de los últimos 12.000 años y posiblemente de los últimos 128.000 años«, concluyó Bova. (NOAA es la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU.) Al confirmar los registros de temperatura durante este período de tiempo, el equipo no solo proporcionó evidencia adicional de «la eficacia de los modelos climáticos actuales en la simulación precisa del clima durante los últimos 12.000 años», dijo Bova. El trabajo también «da confianza en su capacidad para predecir el futuro». 

Este trabajo aparece en la edición del 27 de enero de la revista Nature. 

Otros artículos importantes: