Tal y como se había previsto para el trimestre febrero, marzo y abril, Venezuela registró temperaturas más frescas de lo normal, motivado principalmente a los efectos causados por el fenómeno La Niña. Días continuos con nubosidad y precipitaciones atípicas en varias regiones del país, fueron unos de los ingredientes para que se atenuara el calor habitual que se registra sobre todo en marzo y abril por la incidencia perpendicular de la declinación solar sobre el territorio nacional. Y a pesar de que si se llegaron a registrar días con temperaturas máximas oscilando entre los 33-37 °C, los valores finalmente resultaron estar por debajo de las normales climatológicas 1991-2020.

A nivel global, abril se ubica como el más fresco de 7 años en la última década. En el informe mensual de Copernicus se explica que «las temperaturas medias para abril de 2021 variaron considerablemente en toda Europa. Estuvieron por debajo de la media en una amplia franja desde Islandia hasta el Mediterráneo y el mar Negro, pero por encima de la media en el oeste de la Península Ibérica y en el extremo este del continente. El mes había comenzado con condiciones inusualmente suaves en muchos lugares, pero las temperaturas cayeron en picada en una extensa región en la primera semana del mes, alcanzando mínimos históricos en partes de Europa occidental y central, por ejemplo en Eslovenia. Francia fue uno de los países que sufrieron daños sustanciales por heladas en vides y árboles frutales que habían comenzado a desarrollarse antes de lo habitual. Esto llevó a su gobierno a declarar un <Calamité agricole>. Los vientos en varios países fueron más persistentes del norte de lo que es típico en abril, con el Reino Unido experimentando su temperatura mínima promedio más baja para abril desde 1922 y el número más alto de heladas de abril en un registro de datos que se remonta a 1960. Otras regiones del mundo con temperaturas de abril notablemente inferiores a la media incluyeron Alaska y partes del norte de Canadá, gran parte del este de Siberia y China, una banda que va del noroeste al sureste sobre Australia y varias partes de la Antártida, especialmente la Antártida occidental. Por el contrario, las temperaturas fueron mucho más altas que el promedio en gran parte del noreste de Canadá y Groenlandia, el oeste de Siberia, partes del Medio Oriente y el norte de África, Argentina y el sur de Chile, la costa de Namibia y Sudáfrica y partes de la Antártida oriental. Las temperaturas del aire estuvieron por debajo del promedio en la mayor parte del Océano Pacífico oriental tropical y subtropical, donde el último evento de La Niña continuó debilitándose. Otras regiones oceánicas del hemisferio norte extratropical fueron principalmente más cálidas que la media, siendo las principales excepciones el Atlántico nororiental y los mares al nordeste de Groenlandia. Las condiciones fueron más variadas en los océanos de los trópicos y el hemisferio sur».

En conclusión, a pesar que la temperatura media mundial para abril de 2021 fue más alta que la media de 1991-2020, fue menos extrema que la de la mayoría de los meses de los últimos seis años. Abril de 2021 fue:

  • 0.19 °C más cálido que el promedio de 1991-2020 para sus análogos (abril),
  • más de 0,3 °C más frío que abril de 2016 y abril de 2020, los dos abril más cálidos registrados hasta el momento,
  • el abril más fresco desde 2015 y que abril de 2010,
  • pero más cálido que cualquier otro abril en el registro.

Fuente: Copernicus

Otros artículos importantes: