En la actualización de la discusión diagnóstica del ENOS (El Niño Oscilación del Sur) emitida hoy por el Centro de Predicciones Climáticas de la NOAA y el Instituto Internacional de Investigación de clima y sociedad, se indica que La Niña continuó durante marzo, determinada principalmente, por las anomalías de temperaturas negativas en la superficie del mar, que se extendieron a través de gran parte del Océano Pacífico ecuatorial. Dichas anomalías se debilitaron, pero continuaron oscilando de semana en semana en la mayoría de las regiones de los índices del Niño, particularmente en el este del Océano Pacífico oriental. Excepto por el Niño-1+2, los últimos valores de los índices del Niño estuvieron en o cerca de -0.5°C. Cabe señalar que esta situación oceánica, también es acompañada por la respuesta atmosférica. Más temprano a éste informe, a través de mis redes sociales, les hacía llegar los datos de NOAA Coral Reef Watch y NOAA CDR OISST (Interpolación óptima de la temperatura de la superficie del mar) en la región Niño3.4, señalando que aún nos encontrábamos dentro del umbral de un evento La Niña débil. Recordemos que para catalogar al fenómeno La Niña, debemos tener Temperatura Superficial del Mar con anomalías negativas a partir de los -0,5 °C:

Asimismo, se indica que el consenso de los pronosticadores está en acuerdo en que una transición a ENSO-neutral, o sea, sin El Niño ni La Niña, es inminente, con un 50-50% de probabilidad de La Niña o ENSO-neutral para el lapso de marzo-mayo y luego predice una continuación de ENSO-neutral hasta por lo menos el verano del Hemisferio Norte. En parte, debido a la incertidumbre en predicciones hechas en este período del año, el pronóstico para el otoño 2021 del Hemisferio Norte es de menor confianza con 40-50% para cualquiera entre La Niña y ENSO-neutral, con baja probabilidad para El Niño. En resumen, la transición de La Niña a ENSO-neutral es probable en el próximo mes aproximadamente, con ENSO-neutral favorecido con un ~80% durante mayo-julio 2021:

En el caso de Venezuela, al menos por lo que resta de abril, seguiremos viendo precipitaciones ocasionales atípicas en varias regiones del país, tal y como ha ocurrido bajo los efectos de La Niña históricamente. En el sur de Bolívar, Amazonas, el sur de Apure y suroeste de Barinas, ya las lluvias actuales corresponden a su período lluvioso.

Otros artículos importantes: