El Centro de Predicciones Climáticas de la NOAA y el Instituto Internacional de Investigación de clima y sociedad, han emitido hoy su boletín sobre el estatus actual del fenómeno La Niña. En mismo se indica que La Niña persistió durante el pasado mes de enero, lo cual fue reflejado por las temperaturas de la superficie del mar (SSTs, por sus siglas en inglés) por debajo del promedio, extendiéndose desde el este central del Océano Pacífico. Las SSTs regresaron cercanas al promedio en el este del Océano Pacífico para finales del mes, como es indicado por los últimos valores del índice semanal Niño-3 y Niño-1+2 de -0.3°C y -0.2°C, respectivamente. Sin embargo, los últimos valores de los índices del Niño central (Niño-4) y este-central (Niño 3.4) del Océano Pacífico estuvieron en -1.1°C y -0.7°C. Recordemos que los valores indicativos de un evento La Niña son de -0,5 °C o menos.

Asimismo, tomando en cuenta los patrones de viento, y la convección tropical, se puede señalar que en general, el sistema oceánico y atmosférico combinado sugieren la continuación de La Niña. Indica el informe que “la mayoría de los modelos de IRI/CPC predicen una transición a ENOS-neutral (sin El Niño ni La Niña) durante la primavera del hemisferio norte 2021. El consenso de los pronosticadores está alineado con esta transición y predicen la continuación a ENOS-neutral al menos hasta el verano. En parte, debido a la incertidumbre heredada en las predicciones hechas en esta parte del año, el pronóstico para otoño permanece dividido (~50%) entre La Niña y la combinación de otras dos posibilidades (El Niño y Neutral). En resumen, existe un ~60% de probabilidad de transición de La Niña a ENOS-neutral durante la primavera del hemisferio norte 2021 (abril-junio):

Hasta el momento, y tomando en cuenta esa incertidumbre que arroja los modelos de predicción estacional para estas fechas del año, se puede prever que en Venezuela el comportamiento de las precipitaciones durante este trimestre (febrero-marzo-abril) estará en gran parte del territorio cercano o sobre el promedio histórico, dependiendo de la climatología en cada región. Es decir, si en Caracas el promedio de marzo es de 12 milímetros de precipitación y de 1,4 días con lluvias iguales o sobre 1,0 milímetro, pudiéremos esperar un comportamiento similar al de ese patrón normal o moderadamente sobre el mismo. Si en Santo Domingo del Táchira el promedio de marzo es de 58 milímetros de precipitación y de 6,0 días con lluvias iguales o sobre 1,0 milímetro, entonces pudiéremos esperar un comportamiento similar al de ese patrón normal o moderadamente sobre el mismo. De allí que el hecho de que tengamos la variable climática de La Niña, no significa que lloverá de forma abundante y de igual manera en toda Venezuela. Tampoco quiere decir que porque tengamos aún a La Niña lloverá todos los días.

Otros artículos importantes: