Desde esta madrugada de hoy 15 de febrero, está llegando al Caribe progresivamente concentraciones leves de polvo proveniente del desierto del Sahara, las mismas se irán tornando en cantidades moderadas desde mañana miércoles 16.

Este es el primer episodio de polvo sahariano de éste año 2022 y lo primero que debemos saber, es que éste fenómeno ocurre año tras año, no solamente hacia la zona del Caribe sino hacia lugares de Europa, norte de Suramérica, Centroamérica, Golfo de México, el sureste de Estados Unidos, entre otros.

No debe ser motivo de alarma en la población, ya que en esta oportunidad se nos presenta en bajas cantidades y los principales efectos negativos esperados son la disminución de la calidad del aire y de la visibilidad horizontal, la reducción de la humedad superficial y por ende repercute en que no se formen nubes de amplio desarrollo ni lluvias relevantes, entre otros.

Asimismo, debemos recordar que este polvillo sahariano, tiene sus aspectos positivos como es la fertilización de algunos ecosistemas acuáticos y terrestres, tal y como ocurre con la selva amazónica.

Se presentaría principalmente en el área del Caribe y en el caso de Venezuela sería más notorio sobre la franja norte costera. De acuerdo a los modelos de predicción del fenómeno, en esta ocasión el polvillo sahariano estaría por nuestra zona aproximadamente hasta el viernes de esta semana:

Aspectos técnicos sobre el polvo del Sahara

La “Capa de Aire del Sahara” (“Sarahan Air Layer”, SAL por sus siglas en inglés) es una masa de aire muy seca y cargada de polvo que se forma sobre el Desierto del Sahara, con mayor frecuencia en la primavera, durante el verano y temprano en el otoño, y se mueve usualmente hacia el Océano Atlántico Norte cada 3-5 días. Esta capa puede extenderse verticalmente entre los 1.500 a 6.000 m (5.000 a 20.000 pies) de altura en la tropósfera y está relacionada con cantidades grandes de aire muy seco y cargado de polvo (~50% menos humedad que un sondeo tropical húmedo típico) y vientos fuertes (25-55 mph o 10-25 m/s).

Estos vientos fuertes, o chorros, usualmente se encuentran entre 6.500-14.500 pies (2000-4500 m) de altura en las zonas central y occidental del Océano Atlántico Norte y a una profundidad de 1-2 millas (1.6-3.2km).

Aunque no estamos en la época todavíatambién este polvillo afecta la intensidad de los ciclones tropicales y su formación. El aire seco de la SAL puede debilitar el ciclón tropical al suprimir las corrientes de aire ascendente de la tormenta, y los vientos horizontales que ella transporta cambian significativamente la cizalladura del viento en el medio ambiente de la tormenta.

Asimismo, las ondas tropicales que llegan a nuestra zona y nos proporcionan lluvias tras su aparición entre abril y noviembre, también pueden ser afectadas por este polvo del Sahara.

El desierto del Sahara es la mayor fuente de polvo mineral en el planeta

Alrededor de 60 a 200 millones de toneladas de polvo del Sahara son esparcidos a diferentes mares y continentes cada año. El polvo está mayormente compuesto de óxidos y carbonatos que son los elementos principales que constituyen la corteza terrestre.

Desierto del SaharaEl calentamiento diurno extremo en el desierto del Sahara crea inestabilidad en la capa más baja de la atmósfera, introduciendo partículas de polvo en el aire. La capa del aire con polvo continúa calentándose mientras que viaja hacia el oeste a través del Sahara.

Mientras que la capa de aire del Sahara se mueve desde la costa oeste de África, pasa sobre una capa más fresca, más húmeda de aire generando la inversión térmica. Esta inversión de temperatura (la temperatura del aire disminuye con la altura en la tropósfera) evita la mezcla, permitiendo a la capa del polvo viajar a través del océano.

Investigadores han descubierto que el 56% de este polvo deriva de un lugar: la depresión de Bodele en Chad, África. También mostraron que es tres veces más la cantidad de polvo transportado desde el Sahara hasta el Amazonas, unos 40 millones de toneladas.

El valle de Bodele es 200 veces más pequeño que la cuenca del Amazonas y forma únicamente el 0.2 por ciento del Sahara. La razón por la cual este valle suministra tanto polvo es por su condición de encontrarse entre dos crestas de montañas, se forma un embudo y se acelera el flujo del aire. En invierno, el valle produce una media de 700.000 toneladas de polvo al día.

Otros artículos importantes: