Los dos planetas gigantes tendrán hoy la Gran Conjunción, cuando estén a solo 0,1 grados de distancia, una combinación increíble. Esta será la primera conjunción entre Júpiter y Saturno desde el año 2000, y la más cercana que ha ocurrido en el cielo nocturno desde 1226. Igualmente lo hicieron en 16 de julio de 1623 pero en esa oportunidad se encontraban muy cercanos al Sol, por lo cual fue casi inapreciable a simple vista. Dos astros están en conjunción cuando observados desde un tercero, en este caso la Tierra, se encuentran en la misma longitud celeste.

Una conjunción planetaria de 0,1 grados de distancia no es nada común; y ésta ha sido una gran oportunidad para seguir sus movimientos durante las semanas anteriores y también lo será en las posteriores a la Gran Conjunción. Ambos planetas han dejado ver lo interesante de cómo van acercándose lentamente hasta situarse tan próximos que serán incluso indiferenciables a simple vista. La distancia a la que se situarán estos gigantes planetarios es tan pequeña que necesitaremos al menos de unos prismáticos para distinguirlos, y la imagen a través del telescopio será simplemente espectacular.

Las próximas oportunidades para ver a Júpiter y Saturno en conjunción durante este siglo serán en las siguientes fechas:

31 de octubre de 2040

7 de abril de 2060

15 de marzo de 2080

18 de septiembre de 2100

La estrella de Belén

Hay varias teorías acerca de cuál es el auténtico origen de la estrella de Belén. Algunas de ellas señala precisamente a la conjunción de Júpiter y Saturno, Júpiter en el este de Aries, una nova (algunas veces identificada como un cometa), entre otras. Esta estrella, representa el punto de luz en el cielo que los Reyes Magos usaron como referencia para llegar el lugar de nacimiento de Jesucristo. Según describe el Evangelio: “Llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque hemos visto su estrella al oriente y venimos a adorarle.” Tomando en cuenta la teoría que asocia la conjunción de Júpiter y Saturno con dicha estrella, se pone en duda que los Reyes Magos usaran solo una noche a esa estrella como guía. Tal y como lo explica Marc Redondo para Meteored del tiempo.com “tuvieron que ver días antes y días después que dos estrellas se juntaban y luego se separaban. También se indica que la estrella posteriormente se dirigió hacia el sur en el cielo, algo que no encaja ya que tras la conjunción, cada planeta tomaría un camino distinto”. Continúa Redondo, “así que la tesis que dice que la estrella de Belén sería en realidad una conjunción planetaria, analizada de esta manera, parece no tener una buena base”. Igualmente los cálculos astronómicos modernos, han descartado ésta posibilidad.

Otros artículos importantes: