Una configuración de retorno de tres agujeros coronales (dos de ellos conectados), que se vieron por última vez a finales de septiembre, está nuevamente orientada hacia la Tierra. De allí que se ha previsto que una corriente de viento solar de alta velocidad que fluye desde estas zonas, inicie otra ronda de actividad geomagnética en latitudes más altas de nuestro planeta (estamos hablando sobre los 50° de latitud). Sin embargo esto estaba previsto que ocurriera desde el miércoles (21 de octubre) con la posibilidad de una tormenta geomagnética menor (G1), pero el clima espacial es muy cambiante y a veces difícil de predecir con tanta exactitud. De todas maneras, se mantiene una alerta de dicha tormenta menor (G1), la cual permanecerá vigente durante las próximas 24-48 horas. La corriente de al menos uno de los agujeros coronales debería llegar a la Tierra, probablemente a finales del 23 de octubre o hasta el 24.

Agujeros coronales observados actualmente

Ahora bien ¿Qué son los agujeros coronales?

Los agujeros coronales aparecen en imágenes solares de rayos X y ultravioleta extrema (EUV) como áreas oscuras en la corona solar (tal y como se muestran en la imagen anterior). Son oscuros porque son regiones más frías y menos densas que el plasma circundante, e igualmente, son regiones de campos magnéticos unipolares abiertos. Esta estructura de línea de campo magnético abierta permite que el viento solar escape más fácilmente al espacio, lo que genera corrientes de viento solar relativamente rápido y, a menudo, se denomina corriente de alta velocidad en el contexto del análisis de estructuras en el espacio interplanetario. Los agujeros coronales pueden desarrollarse en cualquier momento y lugar del Sol, pero son más comunes y persistentes durante los años alrededor del mínimo solar, precisamente por el que estamos transcurriendo. Los agujeros coronales más persistentes a veces pueden durar varias rotaciones solares (períodos de 27 días). Ellos son más frecuentes y estables en los polos solar norte y sur; pero estos agujeros polares pueden crecer y expandirse a latitudes solares más bajas. También es posible que los agujeros coronales se desarrollen de forma aislada de los agujeros polares; o que una extensión de un agujero polar se separe y se convierta en una estructura aislada. Los agujeros coronales persistentes son fuentes duraderas de corrientes de viento solar de alta velocidad. A medida que la corriente de alta velocidad interactúa con el viento solar ambiental relativamente más lento, se forma una región de compresión, conocida como región de interacción co-rotante (CIR). Desde la perspectiva de un observador fijo en el espacio interplanetario, se verá que la CIR lidera la corriente de alta velocidad del agujero coronal (CH HSS). El CIR puede resultar en un aumento de la densidad de partículas y un aumento de la fuerza del campo magnético interplanetario (IMF) antes del inicio del CH HSS (corriente de alta velocidad del agujero coronal). A medida que el CH HSS comienza a llegar a la Tierra, la velocidad y la temperatura del viento solar aumentan, mientras que la densidad de partículas comienza a disminuir. Después del paso del CIR y tras la transición al flujo CH HSS, la fuerza general del IMF (campo magnético interplanetario) normalmente comenzará a debilitarse lentamente. Generalmente, los agujeros coronales ubicados en o cerca del ecuador solar tienen más probabilidades de resultar en cualquier paso CIR y/o velocidades del viento solar más altas hacia la Tierra. Los CIR fuertes y el CH HSS más rápido pueden impactar la magnetosfera de la Tierra lo suficiente como para causar períodos de tormentas geomagnéticas a los niveles G1-G2 (menor a moderado); aunque también pueden ocurrir casos más raros de asaltos más fuertes (G3 o más). Recordemos que las tormentas geomagnéticas se clasifican utilizando una Escala de Clima Espacial NOAA de cinco niveles. Los agujeros coronales más grandes y expansivos a menudo pueden ser una fuente de altas velocidades del viento solar que golpean la Tierra durante muchos días. Debido a su potencial de actividad geomagnética escalada y posible tormenta (G1 o superior), los pronosticadores analizan de cerca los agujeros coronales y también los anotan en el dibujo sinóptico diario. Los pronosticadores de SWPC (Space Weather Prediction Center) tienen en cuenta los posibles efectos de la actividad CIR y CH HSS al pronosticar los niveles anticipados de respuesta geomagnética planetaria general para cada período sinóptico de 3 horas durante los próximos tres días.

Análisis sinóptico solar para el día de hoy

Otros artículos importantes: