29 septiembre, 2022

Meteorología por Luis Vargas

Clima, tiempo y otras ciencias – Venezuela

¿Qué saben los científicos sobre los efectos de la erupción del volcán de Tonga?

Muchos se han preguntado qué efectos traerá consigo la erupción del volcán de Tonga, conocido como Hunga Tonga-Hunga Haʻapai. Hasta el momento, el consenso de los científicos y expertos en el tema indica que la explosión probablemente no enfriará el planeta como lo han hecho algunas erupciones anteriores, pero ha traído sus consecuencias a corto plazo.

Algunos vulcanólogos establecieron comparaciones con la catastrófica explosión del Krakatoa, en Indonesia, en 1883, y con la última gran erupción del Monte Pinatubo, en Filipinas, en 1991. El Pinatubo entró en erupción durante varios días, enviando unos 20 millones de toneladas de gas de dióxido de azufre a la estratosfera, o atmósfera superior.

Allí, el gas se combinó con el agua para crear partículas de aerosol que reflejaban y dispersaban algunos de los rayos del sol, impidiendo que incidieran en la superficie. Esto tuvo el efecto de enfriar la atmósfera en aproximadamente 1 grado Fahrenheit (alrededor de medio grado Celsius) durante varios años.

La erupción del Hunga «igualó la potencia del Pinatubo en su punto álgido», dijo Shane Cronin, vulcanólogo de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, que ha estudiado erupciones anteriores del volcán. Pero la erupción del Hunga sólo duró unos 10 minutos, y los sensores de los satélites midieron en los días siguientes unas 400.000 toneladas de dióxido de azufre que llegaron a la estratosfera.

«La cantidad de SO2 liberada es mucho, mucho menor que, por ejemplo, la del Monte Pinatubo», dijo Michael Manga, profesor de ciencias de la tierra en la Universidad de California, Berkeley. Por lo tanto, a menos que la erupción del Hunga se reanude y continúe a un nivel igualmente fuerte, lo que se considera improbable, no tendrá un efecto de enfriamiento global».

Consecuencia de la erupción del volcán a corto plazo

Aún los habitantes de Tonga luchan por recuperarse de la devastadora explosión volcánica que asfixió a la nación insular del Pacífico con cenizas y la inundó de agua. Existe aún interrupciones en las transmisiones de radio, incluidas las utilizadas por los sistemas de posicionamiento global.

La onda de choque producida por la explosión, así como la naturaleza inusual de los tsunamis que generó, hará que los científicos estudien el evento durante años.

Recordemos que los tsunamis se detectaron no sólo en el Pacífico, sino también en el Atlántico, el Caribe y el Mediterráneo. «No es que no fuéramos conscientes de las explosiones volcánicas y los tsunamis», dijo Lori Dengler, profesora emérita de geofísica en la Universidad Estatal de Humboldt, en California.

«Pero presenciarlo con el moderno conjunto de instrumentos que tenemos es algo realmente sin precedentes».

La explosión del volcán submarino, conocido formalmente como Hunga Tonga-Hunga Haʻapai, hizo llover peligrosas cenizas sobre la región, incluida la capital tongana, Nuku’alofa, a unos 65 kilómetros al sur.

Las fotos de satélite mostraban una nube de tierra, roca, gases volcánicos y vapor de agua de varios cientos de kilómetros de diámetro, y un penacho más estrecho de gas y escombros que se elevaba casi 30 kilómetros en la atmósfera.

La onda de choque

La explosión produjo una onda de choque en la atmósfera que fue una de las más extraordinarias jamás detectadas, dijo Corwin Wright, físico atmosférico de la Universidad de Bath en Inglaterra. Las lecturas de los satélites mostraron que la onda llegó mucho más allá de la estratosfera, hasta 90 kilómetros de altura, y se propagó por todo el mundo a más de 1000 kmh.

«Estamos viendo una onda realmente grande, la mayor que hemos visto en los datos que hemos estado utilizando durante 20 años», dijo Wright.

«Nunca hemos visto nada que realmente cubra toda la Tierra como esto, y ciertamente no desde un volcán». La onda se produjo cuando la fuerza de la explosión desplazó enormes cantidades de aire hacia fuera y hacia arriba, en lo alto de la atmósfera. Pero luego la gravedad lo arrastró hacia abajo.

A continuación, volvió a subir, y esta oscilación arriba-abajo continuó, creando una onda de alta y baja presión alternada que se desplazó hacia el exterior desde la fuente de la explosión.

Wright señaló que, aunque la onda se produjo en la parte alta de la atmósfera, podría tener un efecto a corto plazo en los patrones meteorológicos más cercanos a la superficie, quizás de forma indirecta al afectar a la corriente en chorro. «No lo sabemos muy bien», dijo.

«Estamos esperando a ver qué ocurre en los próximos días. Podría ser una especie de onda y no interactuar». Wright dijo que, debido a que la onda era tan alta, también podría tener un ligero efecto sobre las transmisiones de radio y las señales de los satélites de sistemas de posicionamiento global.

La onda de presión atmosférica también puede haber desempeñado un papel en los inusuales tsunamis que se produjeron, de allí que en muchos lugares se hayan catalogados como meteotsunamis.

Este evento generó tsunamis de aproximadamente el mismo tamaño que el local, y durante muchas horas, en Japón, Chile y la costa oeste de Estados Unidos, y acabó generando pequeños meteotsunamis en otras cuencas de todo el mundo. Eso es una señal de que, mientras viajaba por la atmósfera, la onda de presión puede haber tenido un efecto en el océano, haciendo que éste también oscile.

Harán falta semanas o meses de análisis de datos para determinar si eso es lo que ocurrió, pero algunos investigadores dijeron que era una explicación probable. «Sabemos que la atmósfera y el océano están acoplados», dijo Dengler.

Fuente: The New York Times